undefined

El buen jamón ibérico de bellota no es simplemente un producto que se deshaga en la boca destinado únicamente a saciar un estómago caprichoso, es un alimento social que conforma ocasiones y momentos especiales, al que debemos garantizar una atención exigente, poniendo todos nuestros sentidos, y aplicarlos con delicadeza para disfrutar su consumo de principio a fin.

El primer contacto, el visual, nos insinúa la calidad final del jamón. El juego de las diferentes tonalidades junto a una grasa blanca y suave, resaltan el buen hacer y el acabado final, dejándose posar en el plato listo para admirarse con una sola mirada, gracias a el contraste y la definición que marcan la diferencia.

No puedes esperar a catar un jamón cuando tiene este aspecto, más cuando ya lo encuentras entre tus dedos y descubres una humedad equilibrada, ni muy seco ni muy sucio, queda clara la idea de que el tacto continuado no reduce sus cualidades, y la jugosidad se mantiene.

Es el momento de aprovechar al máximo cada gramo del jamón ibérico de bellota, el instante que visualizamos desde el primer contacto visual, que no es otro que el de paladear y degustar un producto que hará que cada céntimo invertido resulte provechoso. El toque de dulzor se añade a un gusto salado, la grasa no sobra, sino que aporta textura y el resultado más allá de ser exquisito, nos reporta esa agradable sensación de superar nuestras expectativas, posiblemente viciadas en un consumo generalmente más mediocre a lo largo del año, y entonces darnos cuenta de que ese momento es verdaderamente auténtico, por que por fin conocemos de lo que es capaz este jamón.

En Malave Moreno distinguimos la importancia de todos los factores que influyen en el proceso de elaboración de nuestros productos; la inconfundible raza ibérica, de piel oscura y patas finas y alargadas, que con su organismo es capaz de apurar y retener la mejor grasa. Esta raza debe criarse criarse y alimentarse con esmero y eficiencia, en una dehesa de bosques claros, donde al animal no le falten los cultivos más sanos y aromáticos, junto con el alimento básico, una bellota suministrada con cuidado de mantener al cerdo dentro de los mejores parámetros de crecimiento y desarollo.

La elaboración artesanal en Malave Moreno es un logro fundamental que ha llevado a conseguir entre otros éxitos, el superior taste award en Bruselas, resultando todos ellos del esmero y los altos níveles de exigencia implantados, superiores incluso a los establecidos por órganos reguladores, con todo el control y las certificaciones en regla.

Disfruta estas navidades del mejor jamon con nuestros productos, el mejor regalo posible para unas fechas tan señaladas.