Blog de malavemoreno.com Artesanos del Jamón

Cuidados y conservación de los productos ibericos

 undefined

El jamón ibérico es uno de los pilares en los que se asienta la dieta mediterránea. Elaborado a partir del cerdo ibérico, nuestros productos se caracterizan por su elaboración artesanal tras la que se obtiene un producto de categoría gourmet. Este producto exquisito de inconfundible aroma y sabor es fácil de conservar, pero una vez hayas adquirido alguno de nuestros productos ibéricos debes seguir unas pautas de conservación muy sencillas que te garantizarán poder disfrutar del producto con la misma calidad y sabor que el primer día.

En primer lugar debes saber que estos consejos, aunque sencillos, son importantes porque mantener los productos ibéricos en unas condiciones óptimas, es sinónimo de que su calidad permanecerá inalterada.

Al contrario que los envasados, los productos como el jamón o la paleta ibérica de bellota es importante que se almacenen en un lugar fresco y seco. Además, si el producto ha empezado a consumirse, el lugar ideal es el jamonero, en este caso lo recomendado es una vez partido el jamón o la paleta ibérica colocar sobre la zona de corte un trozo del propio tocino del jamón y un paño de cocina. Esto contribuirá a que la pieza ibérica conserve todas sus propiedades.

Mientras que si quieres reservar el jamón o la paleta para una ocasión especial, debes mantenerla colgada en la alacena o la despensa. Es importante que la luz del sol no incida directamente sobre los productos. En cuanto a la temperatura, el jamón y la paleta ibéricas deben mantenerse al resguardo del frío extremo o del calor intenso, lo idóneo es que se mantengan entre los 3 y los 25 grados centígrados. Los ibéricos podrás conservarlos en tu despensa de esta forma hasta un año, preservando todas sus propiedades y garantizando una calidad excelente.

Debes ser cuidadoso con los ibéricos y cortar únicamente lo que vayas a consumir en cada ocasión, ya que el jamón una vez cortado se puede oxidar y perder sus propiedades. Por ello, si te sobra una buena forma de conservarlo es envolverlo con papel de cocina transparente. Así impedirás su contacto con el aire y evitarás que se oxide y pierda su aroma y sabor.

Nuestros productos ibéricos son de una calidad suprema, por lo que si quieres disfrutar de ellos en todo su esplendor debes seguir estos sencillos consejos que ayudarán a conservar los jamones y paletas ibéricas de bellota en unas condiciones ideales.

Beneficios de la paleta ibérica de bellota. Salud y calidad en las comidas.

undefined

Si el sabor y la calidad de primer nivel son dos de las características primordiales de la paleta ibérica de bellota, existe una tercera bondad que determina la compra de este producto tan singular en el mercado de la carne: los beneficios que aporta en materia de salud.

La elaboración de la paleta ibérica de bellota proviene de las extremidades anteriores del cerdo, por lo que su tamaño y peso es menor que el del jamón ibérico, resultante de las patas traseras. De esta forma, las diferencias prosiguen, y es que la paleta es más grasa tanto en niveles de grasa extrema como de aquella que permanece en el interior del músculo. Una cualidad que repercute directamente en el aroma y el sabor.
Existen varios tipos de paleta ibérica, como son la paleta ibérica de cebo, la paleta ibérica de cebo campo o la paleta ibérica de bellota, sobre la que se crea este artículo.

Ahora bien, centrando la mirada plenamente en el aporte saludable que la paleta ibérica de bellota lleva aparejado, las evidencias científicas hablan por sí solas. Así, cabe destacar el resultado de diferentes estudios que manifiestan cómo las grasas de este producto alimenticio alcanza cifras superiores al 55% en lo que a ácido oleico se refiere, es decir, números sólo superados por el aceite de oliva virgen. Se trata por tanto de una serie de grasas de cuyo funcionamiento se derivan consecuencias muy favorables hacia el colesterol en sangre, ya que aumenta el tipo beneficioso del mismo y disminuye los niveles del perjudicial.

Pero el caudal saludable de la paleta ibérica de bellota no acaba aquí. Otros elementos imprescindibles para el organismo están presentes de igual modo en este bocado exquisito, que acumula, entre otros, numerosas proteínas, vitaminas b1, b6 y b12 que mejoran el sistema nervioso y activan la maquinaria cerebral. Además, la paleta registra ácido fólico, antioxidantes como la vitamina e, minerales que preservan la zona ósea, calcio, fósforo, zinc o selenio, que retrasa el envejecimiento.

Finalmente, es necesario añadir el carácter condescendiente de la paleta ibérica de bellota con aquellas personas que se encuentran sometidas a una dieta, puesto que su tasa de energía no es significativa. De ahí se deduce que un consumo normalizado no resulta contraproducente en regímenes de pocas calorías.

En definitiva, se trata de que la presencia de la bellota, origen de todo este alarde de propiedades saludable, sea constatable mediante los certificados oportunos.

Pagina de inico